Nápoles, la puerta de la dolce vita

 

Nápoles, la puerta de la dolce vita

Hola lifelovers!

¿Alguien más ha notado que Nápoles es la ciudad italiana que está de moda?

Yo me alegro un montón de que esto sea así, como sabéis soy una enamorada de Italia, sobretodo del sur de Italia y viajo allí bastante a menudo.

Nápoles me encanta, he estado allí en varias ocasiones y a parte de tener el encanto de todas las ciudades del sur, tan caóticas como alegres, ofrece una cantidad de alicientes para el turista muy, pero que muy atractivos.

La ciudad en sí, da para mucho, solo pasear por ella es un espectáculo para ojitos curiosos, pero hay algunos imprescindibles que no te puedes perder,

  • Galería Umberto I
  • Museo Arqueológico Nacional
  • Duomo
  • Basílica y Convento de Santa Clara
  • Plaza del Plebiscito
  • Spaccanapoli (calle estrecha que parte la ciudad en 2 muy típica para pasear)
  • La zona portuaria, antigua pero llena de color y buenos restaurantes.





  •  

    Alrededores de Nápoles

    Si la ciudad es apasionante, los alrededores son una oferta infinita de cultura y paisaje. Allí tenemos las conocidas  ruinas de Pompeya y Hercolano y las de Paestum, que no por ser menos famosas son menos impresionantes.

    Y muy cerca, hacia el interior, está Caserta, palacio barroco, réplica de Versalles que mandó construir Carlos VII, rey borbón de Nápoles, que aunque no está muy bien atendido, es tan fastuoso que merece la pena dedicarle una tarde.

    Y como no, el  Vesubio, la montaña-volcán que rige el destino de la ciudad y de sus gentes.

     





     

    Siguiendo hacia el sur, se llega a Castellammare di Stabia la puerta de la Costa Amalfitana, cuna de la Dolce Vita que en los años cincuenta del siglo pasado, pusieron de moda muchos famosos como lugar y estilo de vida glamurosos. Pequeños pueblos colgados de los acantilados, que descubre la sinuosa carretera de la costa. Positano, Praiano, Conca dei Marini y  Amalfi , preciosos con sus casas de colores y frente a ellos la coqueta isla de Capri.

     






     

    Y lo que no podéis dejar de hacer es comer pizza, pasta con todo lo imaginable, helados y cantar y bailar con los napolitanos si tenéis ocasión.

    Besitos

     








     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*